+34 647134277 info@silviafosca.com
Seleccionar página

Haz crecer tu negocio de salud y bienestar conmigo, deja de tener una lista de tareas infinita.

Una mano derecha que cuide de tu proyecto y  de tus clientes.

Tu proyecto pide crecer, y es ¡genial!

Significa que vas por el camino correcto, pero sientes que no puedes manejarlo todo.

Vuelve a tener tiempo en tu negocio para lo que te apasiona y para lo que eres extraordinaria.

Sientes que…

En ocasiones no tratas a tus clientes como se merecen, con trato personalizado, con empatía, aportándole la ayuda que necesitan.

Sientes  que el tiempo juega en tu contra, no puedes  dedicarte en cuerpo y alma a crear el  contenido que tu proyecto necesita.

Son demasiados los días que sientes  angustia por dentro,  por no llegar a todo. Y cuando crees o consigues llegar sientes que no lo has hecho como realmente te gustaría. ¡Las prisas no  suelen ser  buenas!

Sientes que la organización no es lo tuyo, quieres tenerlo  organizado y bien estructurado, para que todo funcione, pero no sabes como hacerlo para que así sea.
Tienes demasiado contenido valioso guardado o almacenado en “tareas pendientes”. Es hora de dejar de sentir que “No te da vida”.

 Me presento, soy Silvia Fosca

Mi curiosidad por la libertad, por dejar de sentirme enjaulada en un trabajo presencial que me ocupaba todas las horas de mi día, me llevaron a investigar y me tope con el mundo del nomadismo digital.

Dirigí durante años los negocios de los demás, pero ¿y por qué no dirigir el mío propio?

Mi pasión por la organización, el trabajo en equipo, compartir y aportar  ideas era mi esencia y no quería perderla  así que decidí dar un paso hacia delante en mi carrera profesional.

Me formé como Project Manager y ahora sigo trabajando en el área de la salud y el bienestar, pero ayudando a otras emprendedoras a recuperar su tiempo.

El tiempo, algo tan preciado, que yo dejé de disfrutarlo, porque si algo tienen los negocios presenciales directos al público es que se les dedican muchísimas horas.

Me di cuenta de que había dejado de tener tiempo para mí, para mi familia, para disfrutar…. Me di cuenta de la importancia de delegar, todo lo hacía yo sola, me cargaba de trabajo y me olvidaba de lo más importante de mí, de mi tiempo y mi familia.

El estrés se apoderó de mí, y ahora estoy aquí, haciendo lo que más me gusta, ayudar a los demás a que no se carguen de trabajo, ayudando a emprendedoras como tú que luchan por sus sueños, y quieren seguir creciendo, pero que aprecian vivir y disfrutar.

Por ello, yo me encargo de todas esas tareas que menos te gustan y de hacer que tus clientes se sientan especiales.